vilanova de cerveira portugal

ENTRANDO EN EL NORTE DE PORTUGAL (III)

¡Hola!

En nuestra escapada al Norte de Portugal visitamos dos pueblos que merecen una mención especial. Valença do Miño y Vila Nova de Cerveira.

Entrando en Portugal por la carretera nacional, como se entraba antes de que hubiese autopistas, te encuentras con Valença do Miño.

Ya había cruzado en otras ocasiones a Portugal. Esa zona me trae recuerdos especiales de hace ya unos cuantos años. La primera vez que estuve de campamento en verano fue en Tui y años después repetí varios veranos como monitora. Lo recuerdo como las mejores experiencias que he tenido en mi vida. Una de las actividades que hacíamos era ir un día caminando desde Tui a Valença haciendo una gymkana que nos ocupaba todo el día.

Aún así nunca había sentido lo que me sucedió este verano al cruzar ese puente y ver esas letras que señalaban PORTUGAL. Recordé a mi madre y una historia que sucedió cuando yo era pequeña. Como yo no tenía aún DNI ni pasaporte no pude cruzar a Portugal y nos quedamos en España mi padre y yo mientras ella cruzaba a Valença a hacer una compras (era aquella época en la que la gente cruzaba a comprar toallas, sábanas… porque se consideraba que eran de muy buena calidad y más baratas que en España). Lo recuerdo vagamente pero no sé porque me vino a la mente cuando mi madre contaba que sintió una angustia al recorrer aquel puente y dejarnos al otro lado… y entonces se me puso una cosa en el estómago al recordarlo. Conecté con esa emoción que tuvo ella en aquel momento. Ahora ya no hay fronteras. Y puede que esa sensación de “cruzar al extranjero” ya no la tengamos tan presente. Aunque si cruzas por este puente, en la carretera antigua, creo que sí puedes “acercarte” a esa sensación. No deja de tener algo especial y diferente.

Lo más bonito de Valença es el pueblo de Fortaleza. La ciudad amurallada que está en lo alto de una colina, a orillas del Miño. Está realmente muy bien conservada y si ves una foto sacada desde el cielo te puedes hacer una idea de la importancia que pudo tener en su época. Hoy en día sigue siendo un lugar muy turístico en el que la gente va a comprar a sus pequeñas tiendas: ropa, toallas, sábanas y mantelerías.

Mi consejo es que la visites lo más temprano posible, antes de que la vorágine del consumo y el turismo abarrote sus calles y las fachadas de las casas pasen de ser unas bonitas casas portuguesas a dinteles de puertas llenas de ropa. Recuerda que allí es una hora menos que es España y eso da margen para no tener que madrugar tanto 😉 Aún así, cuando empiece la hora comercial, también te llamará la atención. Seguro que algo “cae”. No dejes de pasear por lo alto de la muralla y disfrutar de las vistas.

Si continuas bajando, dentro del municipio de Viana do Castelo, te encontrarás Vila Nova de Cerveira. Es un pueblo con mucho encanto. Situado también a orillas del Miño con un gran paseo por el que caminar a lo largo de este. En la zona antigua amurallada te encuentras pequeñas casas con su espacio bien aprovechado. Algunas son como de cuento. Al pasar por una de sus calles vimos alguna que se alquilaba y parecía muy chula (os dejo el enlace y la foto). Nosotros nos alojamos en Hotel Boega, que está a las afueras y del que también os hablaré en la próxima entrada.

vilanova de cerveira portugal

Pasear por la muralla de Vila Nova se hace rápido porque es pequeñita. De noche también tiene mucho encanto. Con sus luces y, sobre todo, con todas las muestras de arte en la calle que te puedes encontrar. En la oficina de turismo te explican cómo funciona la visita a todas sus galerías de arte, que también están abiertas por la noche. En esta misma oficina te proporcionan un mapa de la Zona Alta del Miño y el Norte de Portugal que está muy bien para saber de lugares para visitar y planes para hacer.

vilanova de cerveira portugalvilanova de cerveira portugal

No dejes de visitar la calle llenas de paraguas que sale de la plaza principal del pueblo. Forma parte del arte de Vila Nova. Está claro que este pueblo ha sabido reinventarse y destacar por algo especial como es su Feria de arte que hacen todos los veranos.

vilanova de cerveira portugal

Buscamos un sitio para cenar y encontramos un rincón al lado de las vías del tren. Cerca de la salida al Río Miño. Taparia do Cais. Nos gustó mucho. Puedes pedir unas tapas muy ricas y el lugar es agradable. Eso sí. Tienes que estar dispuesto a que en el momento que pase el tren… “Párate, observa y escucha” como dice en uno de los carteles que cuelga de un árbol en su pequeña terraza. Porque en ese instante no habrá otra cosa que pueda llamar tu atención. Solo el tren y el estruendo que causa.

Nos ha quedado pendiente visitar el Aquamuseo y hacer alguna de las rutas que hay por la zona. ¡Para la próxima!

¿Nos vemos en la próxima entrada? Os enseñaré otro lugar maravilloso para hospedarse en el norte de Portugal 🙂

Related Post

Saray Escobar, En las manos de Yaras

comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu privacidad nos importa. Nunca compartiremos tus datos con nadie.

Un comentario