silvio rodriguez

Cuantos momentos de amor y lágrimas con Silvio Rodriguez

Quedan días, horas, minutos… ¡¡Ya los estoy contando!! Siii, nos vamos al concierto de Silvio Rodriguez, este Domingo.

Que ganas, que ilusión me hace. Hace tiempo que no voy de concierto. ¡Madre mía! Hace mucho tiempo. Creo que el último al que fui, fue una vez que me escapé con mi marido cuando todavía no lo era, jeje. Pillerías de juventud. Bueno no, en realidad, fui después a alguno de música clásica y a uno de gospel. Bueno… que no es lo mismo. Ahora vamos a ver a mi amado Silvio Rodriguez.

audience-868074_1280

¿A ti te gusta? A mi… reconozco que me toca el alma. Me toca los recuerdos, me toca mis sentimientos profundos, me conecta con mis entrañas, con mi lado más reflexivo, incluso el rebelde y reivindicativo.

No sé ni cuando lo escuché por primera vez. Quizás de casualidad durante mi adolescencia, o buscando música que calmase mis ansias de rebelión contra el sistema. Que hablase de pobreza, de desigualdad, de justicia.

Siempre conecté con mi lado más sensible al escuchar sus canciones. Y eso que de aquella tenía un novio que decía que era un «llorón» jaja. Que mal me parecía. En realidad esa vena nostálgica me gustaba.

Después busqué el amor en sus letras. También vibré escuchando a ese amor de juventud que veía desde lejos con una guitarra entre las manos, su melena y su aire bohemio.

Esos momentos de campamentos alrededor de una gitarra, todos juntos, escuchando, cantando. La adolescencia fue preciosa en aquellos instantes. A esos si que volvería, a otros no. Siento perfectamente el regusto de aquellos momentos.

Y luego lloré con sus canciones. También por amor. ¿Quién no ha llorado por amor? Pero es que, además, llorar con Silvio de fondo, parecía que esa tristeza, ese desamor, era todavía más tremendo de lo que en realidad era. Pero ¡que necesario fue en algunos momentos para poder sacar la tristeza fuera! Que la tristeza llorada, es menos tristeza y cuando terminas, te quedas tan a gusto.

Y ese amor que parecía imposible es el que me acompaña a escuchar por primera vez en directo a Silvio. La vida está ligada a la música, a esas canciones que nos traen recuerdos, que nos hacen volver a conectar con lo que sentimos, pero también es presente. Es vida, es realidad, es amor, es compartir, es estar juntos, es cogernos de la mano y escuchar.

silvio rodriguez

«Al final de este viaje en la vida quedará…»

¿Qué quedará, como dice Silvio en una de sus canciones? Pues… el Domingo te cuento lo que me queda después de escucharle 😉

RelatedPost

Saray Escobar, En las manos de Yaras

comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu privacidad nos importa. Nunca compartiremos tus datos con nadie.

2 comentarios