Conoce Asturias: Ecomuseo Minero Valle de Samuño

Conoce Asturias: Ecomuseo Minero Valle de Samuño

Unos fines de semana atrás, nos acercamos hasta el Concejo de Langreo, donde pudimos visitar uno de los museos que más me ha gustado de todos los que he visto hasta ahora en Asturias: El Ecomuseo Minero Valle de Samuño.

Las instalaciones están cuidadas al máximo para que todos los visitantes puedan conocer la vida de la mina y de los mineros. En algunos instantes parece que se ha parado el tiempo…

Aunque en Asturias existe otro Museo de la Minería, (del que os había hablado aquí) que está muy bien, este museo, es distinto, porque recorres en tren el interior de una antigua mina de carbón.
Conoce Asturias: Ecomuseo Minero Valle de Samuño
 Conoce Asturias: Ecomuseo Minero Valle de Samuño
El recorrido es desde la estación de Cadavíu, hasta llegar al Pozo San Luis a través de un tunel. A la llegada al Pozo subimos en un ascensor, simulando la «jaula» por la que accederían los mineros al pozo.

Conoce Asturias: Ecomuseo Minero Valle de Samuño

Conoce Asturias: Ecomuseo Minero Valle de Samuño

Esta última parte del recorrido no deja de ser menos impactante. El museo recrea lo que era el antiguo Pozo San Luis. Lo primero que se puede apreciar es su castillete.

Conoce Asturias: Ecomuseo Minero Valle de Samuño

Y desde ahí el recorrido por la lampistería, la sala de maquinas, el botiquín, el Chigre y las Oficinas. Con historias y anecdotas de la vida que transcurrió allí durante los años en los que el pozo estuvo abierto.

Conoce Asturias: Ecomuseo Minero Valle de Samuño

Conoce Asturias: Ecomuseo Minero Valle de Samuño Conoce Asturias: Ecomuseo Minero Valle de Samuño

Conoce Asturias: Ecomuseo Minero Valle de Samuño

Los niños disfrutaron mucho. La parte del viaje en tren creo que fue lo que más les gustó a todos. En principio, el recorrido, es más bonito hacerlo a oscuras por el túnel, pero el tren tiene luz interior que cada uno puede encender, sobre todo pensando en los más pequeños.

Conoce Asturias: Ecomuseo Minero Valle de Samuño

La visita guiada en el Pozo San Luis, quizás se les haga larga a los más chiquitines (a los de 3 años que llevamos se les hizo), pero tienen un bonito espacio con campo para estar, jugar, correr sin peligro. En el Chigre (así se llama a los bares de los pueblos, aquí en Asturias), hay mesas, aseos y unas maquinas de refrescos y café.

Conoce Asturias: Ecomuseo Minero Valle de Samuño

Conoce Asturias: Ecomuseo Minero Valle de Samuño

¡De verdad! No es porque a mi me toque mi «vena sensible» esto de la mineria, por mi historia familiar ( que también, para que nos vamos a engañar. Mi tatarabuelo era de esa zona y uno de sus primos está reflejado en las muertes que ocurrieron en ese Pozo San Luis). Pero, es que de verdad os digo que es un museo que refleja de una forma muy real la Asturias Minera.

El botiquín, me encantó. Me recordaba tanto al botiquín donde trabajó mi padre toda la vida. Aunque este era más pequeño, porque el de mi pueblo había sido hospital.

El botiquín, me encantó. Me recordaba tanto al botiquín donde trabajó mi padre toda la vida. Aunque este era más pequeño, porque el de mi pueblo había sido hospital.

El botiquín, me encantó. Me recordaba tanto al botiquín donde trabajó mi padre toda la vida. Aunque este era más pequeño, porque el de mi pueblo había sido hospital.

El botiquín, me encantó. Me recordaba tanto al botiquín donde trabajó mi padre toda la vida. Aunque este era más pequeño, porque el de mi pueblo había sido hospital.

El botiquín, me encantó. Me recordaba tanto al botiquín donde trabajó mi padre toda la vida. Aunque este era más pequeño, porque el de mi pueblo había sido hospital.

Cuando vea mi padre esta «banqueta» que está en la esquina. Es como una que había en su «hospitalillo» donde alguna vez me puso una inyección (esos no son tan buenos recuerdos, pero los demás si… jejeje)

Inexplicablemente ese hospital del que os hablo, el de mi pueblo, lo derribaron hace unos años, con la excusa de construir un polígono en el pueblo, que daría mucha prosperidad (bla, bla…).

Todo eso se ha quedado en nada. Y nostros nos hemos quedado sin un edificio que formaba parte nuestra historia, que había sido escuela, que fue el hospital donde mi abuelo y tanta gente se recuperó después de accidentes en la mina y en el cual mi padre trabajó durante muchos años.

Me entristece mucho este tema. Aún recuerdo sus salas, mis visitas los fines de semana de guardia, el miedo que pensaba que podía sentir mi padre allí durmiendo solo, con aquellos techos enormes, sus carteles «quirófano», «sala de rayos», la cocina, sus enormes ventanas, las historias de los mineros, y su olor… ¿no se me olvidará nunca!

Os dejo un enlace aquí y aquí, por si queréis ver como era (y un video de su deterioro)

GRACIAS POR LEERME… SI HAS LEÍDO HASTA AQUÍ, SABES UN POQUITO MÁS DE MI, DE MI VIDA…

Que tengas un buen día!!!

Artículos relacionados

Saray Escobar, En las manos de Yaras

comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu privacidad nos importa. Nunca compartiremos tus datos con nadie.

4 comentarios