Lactancia materna. Maternidad, miedos e inseguridades

ASI FUE MI LACTANCIA CON LUCAS… Mis miedos, mis inseguridades…

Hola Pilar!!!
Ya he leído tu artículo y me gustó mucho. Te felicito por la oportunidad que has tenido y … Que bien lo has hecho!!!
Me siento muy identificada con algunas de las cosas que dices. Martín, mi hijo pequeño, acaba de hacer dos años a finales de Octubre. A veces escuchamos esos mensajes desafortunados, de los que hablas en tu articulo, sobre el hecho de que siga tomando teta. Los cuales a día de hoy, no me importan un pimiento, pero con Lucas que ahora tiene 4 años sí reconozco que me afectaron.
A día de hoy sé como callar esos mensajes, ¿pero sabes porqué? porque yo no tengo voces internas de dudas con lo que estoy haciendo y de como estoy viviendo la lactancia de Martín.
  Y ese es el problema, que a veces se les dice a las madres cosas sin darse cuenta de que nosotras mismas, las madres, tenemos en algún momento, nuestras propias luchas con las cosas que hacemos.

Una vez más gracias por compartir. Un abrazo. Saray

Quise empezar con este mail que le escribí a Pilar, de Maternidad Continuum, después de leer su entrevista en el ABC, sobre «Las cosas que no le debes decir a una madre que da el pecho (o el biberón)«. Y es que como le decía a ella este tema «me toca» especialmente. Quiero contaros mi experiencia de mi lactancia con Lucas.

Lucas, que ahora tiene 4 años tomó el pecho hasta los 18 meses. Durante ese tiempo sentí de todo. Momentos en los que era feliz en el contacto con mi bebé y momentos en los que las dudas me asaltaban. Estas dudas eran por influencias de todas esas cosas que tenía que escuchar, por esos asombros cuando veían que le daba de mamar a mi hijo, por como me miraban algunas madres cuando sacaba la teta en el parque. Tenía miedo, en ocasiones a los comentarios de la gente y no sabía que decir.

Comentarios cómo, «Todavía toma teta?», «Como sigas así va a empezar la mili y todavía toma teta» «ya verás para quitársela luego» «cuando empiece el colegio lo va a pasar fatal…»

A día de hoy pienso… «Pero si sólo tenía 18 meses, era un bebé… Que mili????, Que colegio????».

Lactancia materna. Maternidad, miedos e inseguridades

En esos momentos de crianza con nuestro bebé en brazos no se piensa en milis y colegios, se piensa en lo que necesita tu bebé, en lo que te sale hacer desde lo más profundo de nuestro ser… y si me apuras, no se piensa en nada, porque pasan tan, tan rápido esos meses que mejor sería mirar a nuestro bebé con ojos de amor y no pensar en nada!!!!

El caso es que a los 18 meses tuve un herpes en los pezones y cuando encontré solución a mis dolores, a mi fiebre… ya era demasiado tarde para mi. No me sentía con fuerza de seguir dando la teta. Creo que este sentimiento tuvo que ver con el hecho de que Lucas dormía mal, me levantaba no sé cuantas veces a darle la teta de noche… estaba agotada!!!

A día de hoy pienso… Quien me mandaría a mí hacer caso a esa gente que me dijo que lo sacara de la cama!!!, que se iba a acostumbrar, que dormía mal porque estaba pensando en la teta, que… si dejaba de darle la teta  y le daba un biberón o papilla de cereales por la noche se llenaba más y dormía toda la noche.

TODO MENTIRA. Es decir, dejé de darle la teta, y Lucas empezó a dormir peor, se despertaba más, solo podía ir yo por las noches, no quería a nadie más… y encima no tenía teta!!! Efectivamente, porque por lo menos antes lo ponía a la teta y se quedaba dormido enseguida y yo podía seguir durmiendo!!!

A los 22 meses quiso irse a su cama… Un niño que había tomado teta y se iba voluntariamente a su cama??? Me encantaba contárselo a la gente, sobre todo a esos que me afirmaron que las pasaría canutas el día que se fuese a dormir solo, que me iba a costar un montón.

Y me encantaba contar también, para seguir desmitificando todo eso que me habían dicho, que aunque Lucas tomó teta en exclusiva hasta los 6 meses y nunca hicimos una papilla de frutas, ni puré de verduras, ni comida especial para él, comía con dos años, un montón de frutas, verduras, carne, pasta a mordiscos igual que nosotros.

Y si, me sale la rabia, porque realmente lo pasé muy mal.

Cuantas veces me acordé de la teta mientras Lucas crecía y tenía momentos de frustración, momentos en los que no nos entendíamos. Creo que el haberle podido coger entre mis brazos y darle teta nos hubiese ayudado… pero eso ya no lo podemos saber. Tuvimos que hacerlo de otras formas.

Lactancia materna. Maternidad, miedos e inseguridades

Lo peor de todo esto, es que sentí que quien más me  juzgaban eran otras  madres, madres de niños pequeños de edades similares a Lucas.

Así que, efectivamente, no es de extrañar que las «madres de teta» nos juntemos, nos reunamos, leamos mucho... porque necesitamos encontrar un lugar donde sentirnos libres para poder expresar aquello que queremos vivir sin sentirnos juzgadas.

A día de hoy Lucas es un niños feliz, cariñoso, se adaptó fenomenal al cole, empático, muy sociable, con una sensibilidad especial hacia los bebés, las mujeres embarazadas… Le encanta ver a su hermano «tomar tetina», duerme solo en su camita, y por supuesto le encanta venir a la nuestra, ¡mi Lucas!. Ahora estoy haciendo con Martín lo que realmente siento, sin escuchar a nadie, porque me siento más segura y los miedos han desaparecido.

Si quieres leer más sobre lactancia, «6 mitos de lactancia que debes conocer«, destete respetuoso… os recomiendo pinchar en los enlaces que he puesto de Pilar, Maternidad Continuum. Sus libros, sus artículos, sus entrevistas os pueden ayudar.

Y por supuesto, el libro de Carlos Gónzalez «Un regalo para toda la Vida«.

SEGUID A VUESTRO CORAZÓN Y A VUESTRA INTUICIÓN …

********************

Aquí en Oviedo tenéis el grupo de Locomatrifoco. Hacen un montón de «quedadas», talleres, charlas y actividades. Es un gran apoyo, sobre todo para las madres que quieren compartir una manera distinta de criar.

La asociación de Amamantar, funciona voluntariamente, con ayuda, reuniones y mucho apoyo a las madres que empiezan a amamantar, incluso que tengan dudas durante el embarazo o algún problema durante la lactancia. Está formada por madres con mucha experiencia, por profesionales de la salud…

Busca en tu ciudad, seguro que encuentras «tu grupo»… o si ya perteneces a uno y nos quieres contar quienes sois, lo que hacéis… SERÍA GENIAL!!!

RelatedPost

Saray Escobar, En las manos de Yaras

comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu privacidad nos importa. Nunca compartiremos tus datos con nadie.

6 comentarios