camping riaza

(3/6) Ir de camping ¡¡Toda una aventura!!

Nos decidimos a ir de tienda de campaña. Llevábamos varios veranos queriendo usarla de nuevo y el que Martín fuese tan pequeño y lo madrugadores que eran los dos, nos echaba para atrás.

Pero en Agosto nos decidimos a usar nuestra tienda de campaña familiar durante una semana, con la excusa de ir a “secar” a Segovia, . Y nos fuimos con media casa a cuestas. Como sigamos así vamos a tener que comprar un carro.

Y es que queda muy bucólico decir que dormimos en el suelo, pero la realidad es que llevamos almohadas y dos colchones hinchables, con su sábana bajera y dos nórdicos para cada colchón. Y oye, dormimos la mar de bien (quitando el día que me desvelé con la tormenta) y calentitos, a pesar del frío que hace por la noche en Segovia. Con pijama largo y bien abrigaditos.

Y si, con el hornillo, el cazo y la sartén. Nos organizamos la mar de bien. Compramos en Decathlón una cocina muy apañada. Nos funcionó de maravilla (os dejo el enlace). Lleva unas pequeñas botellas de gas (calculamos una botella cada dos días y otra más de repuesto). Otros días comimos de bocata y otros probamos los manjares de la zona.

camping riaza

La tienda de campaña también es de Decathlon. Pero ya no la hacen. Tiene dos habitaciones independientes y una sala central amplia que está fenomenal. Mi consejo. Ver la montadas, probarlas y meteros todos dentro y pensar que os puede pillar una tormenta (aunque en internet digan lo contrario) y aseguraros que es cómoda para poder comer dentro si esto ocurre. Lo siento, no puedo aconsejaros una en concreta porque no tengo ni idea. Solo deciros que la nuestra aguantó los 22km/hora y las tormentas de tres noches. Si a encontráis de segunda mano, es buena opción. Es el modelo 4.2 XL Air.

Eso si, no fuimos a la aventura en lo que al montaje de la tienda se refiere, la habíamos montado una vez hace un par de años para ver como se hacía, en una finca familiar y buscamos dos vídeos en youtube (el mejor el del Jose Manuel Perez, gracias desde aquí!! 😉 ) que nos vinieron genial por los consejos que daban. El día que la montamos, encendimos el vídeo varias veces. Es una seguridad. Descargároslo porque puede que no tengáis wifi.

Y después de todo esto, que suena a… ¡¡menudo jaleo!! En realidad la vida en el camping es de lo más tranquila y placentera. Y si el camping está en la naturaleza más aún.

camping riaza

El camping de Riaza tenía un ambiente familiar muy bueno, muchos niños corriendo y jugando, las instalaciones muy limpias, piscina y el supermercado muy bien. La cafetería tiene un sitio fantástico y es bonita pero escuché varios comentarios de como había bajado la calidad desde el año pasado.

¿Volvería a ir de camping? ¡¡Por supuesto!! ¿Por qué? Por varios motivos, pero en cada uno de ellos la respuesta es: por mis hijos.

  1. Han sido felices esos días. Montando la tienda de campaña, ayudando y organizando. Tiene un grado de aventura emocionante para ellos el dormir en tienda de campaña.
  2. Me gusta el grado de implicación que se puede fomentar en los niños en un camping. No hay demasiadas cosas que hacer ni obligaciones y prisas. Así que es muy sencillo que el paso del tiempo y el entretenimiento sea ir a lavar los platos, lavar nuestra propia ropa (Martín preguntaba por qué no usábamos lavadora, jeje), hacer la comida, ir a comprar solos el pan, acompañar a hacer el resto de la compra…
  3. Es maravilloso recordar lo poco que necesitamos para vivir. Por eso me gusta el camping. No hace falta un sofá, ni una tele, ni montones de juguetes, ni una cocina equipada con las últimas novedades… Poca cosa necesitamos. Un hornillo para cocinar, menos ropa de la que creemos, jabón y poco más. Me gusta que ellos se den cuenta de esto y lo puedan vivir y disfrutar, aunque la realidad de casa sea otra, son estas situaciones las nos hacen replantearnos estas cosas en la vida y me gusta hablarlo y compartirlo con ellos.
  4. El ahorro que supone con respecto a cualquier otro alojamiento y guardar unos dinerillos para hacer alguna escapada más durante el curso, que siempre viene bien desconectar 😉
  5. La libertad que experimentan los niños sobre todo si conocen otro niños y salen a jugar. Es como la vida en los pueblos, en mi pueblo cuando yo era pequeña. La bici, hacer cabañas, el escondite, jugar hasta que se hace de noche…

Seguro que los que habéis ido de camping alguna vez y os gusta se os están ocurriendo más motivos para volver.

Y por lo demás, que llevamos (y que volvería a llevar, por supuesto) pues:

  • Linterna y un par de lámparas de mesa (para colgar en las habitaciones y poner en la mesa para cenar)
  • Una vela antimosquitos.
  • Secador del pelo porque si hace frío para mi es importante tener la cabeza seca.  Toallas y chanclas (básico para los baños comunitarios). Un neceser para cada uno con sus cosas (muy cómodo para facilitar la hora del aseo),
  • Una nevera de viaje y un alargador si contratáis luz. Las sillas, sombrilla y mesa.
  • El menaje (cubiertos, vasos, servilletas, bolsas de zip, papel de albal, un termo, sartén, un cazo, un barreño para los cacharros sucios…), pinzas y cuerda, bolsas de basura, estropajo, bayeta, jabón de lavar y cuerda…

¿Se me olvida algo? Por si acaso, nos hemos creado una lista en evernote y así para el próximo año ya sabemos lo que hay que llevar, vamos tachando y listo. ¡¡Esto es organizarse!!

Esta reflexión es sobre todo para mi. Porque me he dado cuenta, una vez más, de que nosotros, como cualquier ser humano tenemos una gran capacidad de adaptación a las circunstancias que afrontamos en la vida. Y qué más da si es mejor ir de camping o de hotel, salir al extranjero o quedarse cerca de casa.

La verdadera reflexión para mi es poder saborear y disfrutar de aquello que tenemos y que hacemos.  Lo bueno de esto es tener capacidad para adaptarnos a ir de hotel y a la siguiente semana cocinar en el suelo de un camping. Me gusta esto y me gusta trasmitir esto a mis hijos. Quizás ellos nunca vayan de camping y puedan permitirse ir de hotel siempre. O quizás pudiendo permitirse ir de hotel pues prueban la aventura de ir de camping.

Lo importante para mi, es cómo vivimos esos días allí donde estamos. 😉

Irremediablemente llega el otoño y el frío a nuestras vidas. Aunque ya no podamos ir de camping hasta el próximo verano, seguro que descubrimos este otoño, un montón de cosas para hacer y disfrutar. Un besín

Related Post

Saray Escobar, En las manos de Yaras

comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu privacidad nos importa. Nunca compartiremos tus datos con nadie.

10 comentarios

  • María Jesús

    Que bien te veo, totalmente integrada en el mundo camping, a mi no me disgusta esta forma de veranear, pero a los míos no parece atraerles mucho por no decir nada, jeje. Tenemos una tienda muy similar a a la tuya, es del mismo lugar y el modelo concreto no lo conozco aunque cambia el color, compramos sacos y colchones hinchables y genial pero ellos deben ser más finos que yo, sobre todo la mayor. Aún tengo pendiente otra visita a un camping en levante creo que extraordinario por lo que veo, vamos que es como un hotel de 5 * a ver si se convencen de una vez.

    Responder
    • Saray

      Hola!!! Hombre el tipo de camping influye mucho. He ido a alguno de montaña que no volvería más. Este camping de Riaza era muy cómodo, muy limpio… La verdad que quedamos encantados como te dije por Facebook. El año que viene más… jejeje

      Responder
  • Cristina

    ¡¡Que bien has transmitido tu experiencia y sobre todo tus valores!! Me ha encantado, de verdad, es primordial enseñar a los niños la capacidad de adaptación y la mejor manera es tener el ejemplo en nosotros. Un besazo, guapa.

    Responder
    • Saray

      Gracias Cris!! Ya sabes que yo siempre estoy ahí dando vueltas a lo que siento y como trasmitirlo. Todo lo que hacemos con ellos desde peques… es tan, tan importante. Ellos estaban felices y eso fue de lo mejor de esos días. Un besazo guapa!!

      Responder
  • gema

    Hola Saray mw ha encantado tu post!! Nosotros queremos ir con la peque que tiene dos años…pero aun no nos atrevemos. De jovenzuelos si hemos ido y nos gustaría compartir esta experiencia con la nena…a ver si para el verano que viene nos atrevemos. Un saludo

    Responder
    • Saray

      Hola Gema!!! Si tenéis experiencia ya tenéis mucho camino hecho, jeje. Le va a encantar. Es cierto que allí había niños de dos años y estaban felices. Yo no me atreví porque mis peques han dormido regular, se despertaban mucho, me daba pereza viajar lejos porque lo llevaban fatal lo del coche… Pero también te digo que a lo mejor me complicaba demasiado la vida y si me hubiese lanzado, hubiese sido genial. Por eso nos decidimos ya, y nos encantó!!! Un saludo

      Responder